Pauma, una etapa magnífica con gente muy seria

Una etapa magnífica con una gente muy seria.

Hace unos años un amigo me presentó al director gerente de la sociedad PAUMA,S.L. (www.pauma.es). En ese momento trabajaba en la Generalitat de Catalunya en el ámbito de los servicios sociales. Pauma era, y es, una S.L que tenía, y tiene, como objetivo “servir de instrumento para prestar un adecuado trabajo profesional socioeducativo que permita un desarrollo social e individual de las personas y colectivos a los que dirija su acción.”

La presentación no fue casual. Mi amigo quería proponerme que me incorporara al patronato de la fundación que Pauma S.L. quería crear para que supervisara su acción y para que la asesorara. He de confesar que no lo entendí ala primera. Pero todo y con las lagunas que tenía la verdad es que me interesó y quise saber más.

No me resultaba una novedad ver una S.L. trabajando en los servicios sociales con contratos de la administración. En mi trabajo me había relacionado con asociaciones, fundaciones, congregaciones religiosas, cooperativas y sociedades mercantiles. El sector de los servicios sociales era y es un sector de actividad económica que genera empleo y que atrae a todo tipo de organizaciones por razones bien diversas. Desde las simplemente mercantiles a las de auto-ocupación o a las que tienen intereses personales/familiares (asociaciones de afectados o de familiares de afectados), etc. Y creo que todas son legítimas, si bien algunas me generan más proximidad y complicidad que otras. Pero la forma jurídica y la razón  por la que se realiza la actividad tienen, para mí, un valor relativo.

Entre las llamadas asociaciones sin ánimo de lucro (asociaciones, fundaciones, congregaciones religiosas,..) he visto, en algunos casos, amateurismo, improvisación, falta de rigor y un lucro de los directivos, o desvío de dinero a otras finalidades que no eran las subvencionada o contratadas, absolutamente vergonzoso y vergonzante. Y entre las que tienen como objetivo empresarial la actividad comercial he visto, en algunos casos, rigor, profesionalidad, buenas prácticas, responsabilidad y equipos compactados. Quiero decir con esto que el hábito no hace al monje. Ponerse un nombre no presupone nada si la actividad no va acompañada con los valores que se presumen. Y mis años de experiencia profesional me llevan a relativizar algunas cosas.

No será en este escrito en el que exprese mi opinión sobre la “privatización” de los servicios públicos. Hoy parto del hecho que la administración ejecuta mucha actividad propia a través de contratos y conciertos con entidades privadas. Y mi intención es compartir el grado de relación que he llegado a tener con una S.L. que después de muchos años de vida laboral me sorprendió. Seguro que otro día expresaré mi opinión sobre la privatización en la gestión de servicios públicos.

Mi sorpresa inicial con Pauma fue entender por qué querían crear una Fundación con un patronato donde Pauma S.L. iba a estar en minoría, y en el que los patronos serían personas con experiencia y conocimiento en algún campo de los servicios sociales y sin ninguna relación laboral, profesional o mercantil con Pauma S.L. Y que el objetivo principal de la fundación iba a ser someter el trabajo de la S.L. a un filtro de personas ajenas, con un criterio formado sobre el trabajo social, con procedencias diversas y sin ningún interés particular. Y como es obvio, los patrones efectuarían su función sin ninguna retribución económica, excepto el pago de los viajes a los que nos desplazábamos a las reuniones del Patronato desde fuera de Navarra. Esto no era ni es habitual e implica un deseo de mejora importante.

A partir de ahí quise saber más.

Y descubrí que había no sólo buenas palabras, frases rimbombantes que suenan bien y que nadie audita. Descubrí poca literatura pero unos cuantos hechos importantes:

 Limitación salarial.

    1. Ningún trabajador, incluido el gerente y accionista mayoritario, puede recibir un salario mayor que aquel que, para un puesto análogo, tenga establecido la Administración Pública.
    2. Las diferencias salariales en la entidad, consecuencia de los diferentes niveles de responsabilidad y de la diversidad de tareas nunca alcanzarán una diferencia mayor que1 a3 entre el mayor y el menor de los salarios. (A los 25 años de funcionamiento estaban en un1 a2).
    3. Cuando la empresa no estaba legalmente obligada promovió elecciones sindicales y la creación de un Comité de Empresa.
    4. Promovió el primer Convenio Colectivo para una empresa de este sector en Navarra.
    5. Cuando no era común hablar de Responsabilidad Social Empresarial, las buenas prácticas, la conciliación de la vida laboral y familiar, la igualdad de trato sin discriminación de género, la ocupación de cargos directivos por mujeres, etc., era, y son,  una realidad.
    6. La preocupación por una gestión económica eficiente y transparente. Auditando las cuentas y haciéndolas públicas a los empleados y a las administraciones, cuando aún no era obligatorio.

Todas estas realidades, insisto que no propósitos, que encontré en Pauma S.L. me sedujeron y me convencieron. Y además me restituyó una cierta dosis de confianza en la viabilidad de proyectos serios, ambiciosos en sus objetivos sociales y cargados de sentido ético y de responsabilidad social.

 Podía colaborar, ni que fuera a distancia y con baja intensidad con una realidad tangible que, a partir de unos principios muy claros, elaboraba curriculum de realidad y no especulaciones teóricas.  Fue un auténtico regalo.

 Y ahora, pasados doce años, he dejado el Patronato. Porque creo que renovarse es fundamental. Y doy gracias a la vida por esta oportunidad, que se vio complementada por la posibilidad de compartir debates con unos patronos de una talla profesional, intelectual y humana que me permitió disfrutar de su compañía en todos los ámbitos. En definitiva me ha hecho un poco más feliz.

Y si una vez ha sido posible, y aún lo es, quiere decir que puede haber más casos. Hacen falta líderes con la potencia del de Pauma, un equipo gestor de su nivel y seleccionar una plantilla que, mayoritariamente, se crea que la empresa también es suya. Pero sobre todo creer que desde la iniciativa privada se puede hacer trabajo con espíritu público ajustándose a unos parámetros éticos exigentes y comprometiéndose a una transparencia absoluta y a una atención a su plantilla que permita que la atención a los usuarios sea una aproximación continua a la excelencia.

 

Barcelona, 15 de octubre de 2012

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Dani | Respuesta 19.12.2012 19.05

Paco, sin comentarios. Una vez más da en el clavo. Espero verte en Navidades en el "barrio".

Ver todos los comentarios

Comentarios

12.12 | 18:58

Paco, és una magnífica i molt necessària reflexió. A veure si algú amb responsabilitat i capacitat per canviar les polítiques ho escolta.

...
11.12 | 21:22

Molt bona reflexió, Paco. Estic totalment d'acord, es nota que aquest tema et "toca" ben endins. Anys de profesional i déxperiència. Gràcies.

...
11.12 | 00:03

Impresionante y desanimador texto, Paco. Creo que deberias mandarlo a un periodico o medio de difusion para generar mas "ruido" por lo menos.

...
10.12 | 16:49

Ya se ve que eres un buen conocedor del tema. Tienes toda la razón en tus reflexiones.
Ahora hay que añadir el odio que algunos partidos demuestran al tema.

...