La economía del bien común

La Economía del bien común

 

 La Economía del bien común

Vivo un momento en el que tengo la sensación que todo cruje, que todo se mueve. Que determinados pilares que parecían sólidos están en discusión y son cuestionados. Y por eso este momento me parece muy recomendable para leer “La Economía del Bien Común.”

Tengo la impresión que estos últimos 5 años han servido, entre otras cosas, para que muchos ciudadanos tomaran conciencia, quizás de forma traumática, de que determinados servicios hasta ahora indiscutibles e indiscutidos entraban en una nueva dimensión.

La salud gratuita y universal, ya no lo es; la atención a las personas dependientes está en cuestión; la cobertura del desempleo está en entredicho; el derecho a la vivienda ha sido puesto en remojo; la calidad de la educación es socavada al incrementarse las ratios de alumnos por docente y por la cicatería de las administraciones en las dotaciones de plantillas y de medios. Y así bastantes cosas más.

Y siempre, el argumento es la crisis y la falta de recursos económicos. La menor recaudación de impuestos y el precio de la deuda. Incluso los ciudadanos hemos incorporado en nuestro vocabulario habitual alguna expresión que hasta ahora nos era desconocida, como la “prima de riesgo”.

Mi amigo Albert, que se esfuerza por sacarme de la incultura y que ha introducido en mi vida algunos autores que piensan y hacen pensar, ésa es también su profesión, ha vuelto a actuar y me ha presentado a un joven austríaco, Christian Felber. Cuando uno está en el penúltimo paso de los 50 los de 42 pasan a ser jóvenes.

No recuerdo bien si el libro La economía del bien común me lo sugirió en un encuentro de esos que tenemos, demasiado esporádicos, las dos parejas desde hace ya muchos años. Una cena tranquila y una cerveza después, y hablando todo el rato, de cuatro en cuatro, de dos en dos y con todas las variaciones y permutaciones posibles. Son noches fascinantes, amenas, de recuerdos, de hablar de los hijos y de poner a caldo a la especie humana. En ese apartado solemos empezar por los dirigentes políticos y económicos y no siempre nos da tiempo a repasarnos a nosotros mismos, pero es que los primeros siempre tienen mucha que tela que cortar.

Y en esta larga temporada de la llamada Crisis hablar de economía es una opción de la que es difícil detraerse. Y en esas estaríamos ese día del pasado otoño cuando me dijo, has de leer la Economía del bien común. Y como en otras ocasiones le hice caso, después de que me asegurara que lo podía entender. (A veces algunos amigos que te quieren se creen que tienes más capacidades de las que hay.) Y puedo afirmar que un analfabeto en economía como yo he entendido el libro.

Ya en la presentación del libro, Juan Carlos Cubeiro, afirma refiriéndose a este libro:

“El bien común que Felber preconiza se basa en los valores de las relaciones humanas en su forma más saludable (la confianza, la cooperación, el aprecio, la co-determinación, la solidaridad y la voluntad de compartir), los valores que, juntos, nos hacen mejores y más felices. ….., transforma la lucha feroz y el egoísmo avaricioso a la cooperación y al altruismo generoso, la finalidad del beneficio financiero (el fin justifica los medios) a la contribución al bien común (el viaje es el destino).”[i]

A lo largo de las 284 páginas del libro el autor va desgranando su pensamiento, siempre centrado en que la humanidad y cada una de las personas que la compone no han de vivir condicionadas por las “necesidades de la economía”, sino que la economía es un instrumento al servicio de los objetivos vitales de la sociedad, y el último y más importante es la felicidad.

Analiza los diferentes elementos que configuran la estructura económica de nuestra sociedad y pasa la realidad actual por el filtro de la economía del bien común. La banca, la empresa, el beneficio, la propiedad, los baremos salariales, la distribución de la riqueza, la competitividad y la colaboración, la motivación por el dinero o por la colaboración.

No renuncia a expresarse con toda claridad y en un lenguaje apto para inexpertos. Entra a fondo y aporta su visión de cómo cree que debería profundizarse en la democracia. Da su opinión sobre los partidos políticos, la mezcla de las élites políticas con las económicas, su concepto de soberanía popular, etc.

Me ha parecido una visión absolutamente nueva y fresca de la economía, de la organización social y de las relaciones humanas. Con aspectos que no comparto o por discrepancia simple o por creerlas irreales. Pero en muchos aspectos aporta argumentos, ideas y propuestas que, además de hacerte pensar, te reconfortan con la especie humana. Y cuando lees que hay ya muchas empresas en muchos países que empiezan a apostar por la economía del bien común, (una de ellas la que me permitió escribir en este blog el comentario “Una gran experiencia”), piensas que Felber ha sido capaz de hacer pasar a un nucleo inicial importante de personas, empresas y profesionales del pensamiento a la acción.

Quizás sí que es posible.

6 de febrero de 2014

 

 

 

 

 

L’Economia del bé comú.

Visc en un moment on tinc la sensació que tot tremola, que tot es mou. Pilars que semblaven molt sòlids estan discutits i són qüestionats. És per això que em sembla molt recomanable llegir “L’Economia del bé comú.

Tinc la impressió que aquests darrers cinc anys han servit, entre d’altres coses, per a que molts ciutadans prenguessin consciència, potser de manera traumàtica, de que determinats serveis fins ara indiscutits i indiscutibles entraven en una nova dimensió.

La sanitat gratuïta i universal, ja no ho és; l’atenció a les persones amb dependència està en qüestió;  la cobertura de l’atur està disminuïda i en entredit; el dret  a l’habitatge està en remull; la qualitat de l’educació es soscavada en apujar-se les ràtios  d’alumnes per docent  i per la retallada de l’administració en plantilles i mitjans. I així força coses més.

I sempre l’argument és la crisi i la manca de recursos econòmics..La disminució de la recaptació d’impostos i el preu del deute públic. Fins i tot els ciutadans hem incorporat al nostre vocabulari habitual alguna expressió que fins ara ens era desconeguda, com “la prima de risc.”

El meu amic Albert, que s’esforça per treure’m de la incultura i que ha introduït en la meva vida alguns autors que pensen i que fan pensar, aquesta és també la seva professió, ha tornat a actuar i m’ha presentat un jove austríac, Christian Felber. Quan un està  a la recta final dels cinquanta els de quaranta dos són joves.

No recordo bé si el llibre “La Economía del bien común” me’l va suggerir en una trobada d’aquestes que fem, massa esporàdicament, les dues parelles des de  fa  ja molts anys. Un sopar tranquil i una cervesa després xerrant tota l’estona, de quatre en quatre, de dos en dos i amb totes les variacions i permutacions possibles. Són nits fascinants, agradables, de records, de parlar dels fills i de posar potes en l’aire l’espècie humana. En aquest apartat comencem pels dirigents polítics i econòmics  i no sempre som a temps de fer-nos una repassada a nosaltres mateixos, però és que els altres tenen força tela que tallar.

I en aquesta llarga temporada de la Crisi parlar d’economia ha estat una opció de la que no ha estat fàcil defugir. I parlant d’això estaríem aquest dia de tardor quan em va dir, has de llegir “La Economía del bien común”. I com moltes altres vegades li vaig fer cas, després que m’assegurés que el podia entendre. (De vegades alguns amics que t’estimen es creuen que tens més capacitats de les que realment hi ha.) I puc afirmar que un analfabet en economia com jo ha entés aquest llibre.

Ja a la presentació del llibre, Juan Carlos Cubeiro, afirma referint-se a aquest llibre:

“El bien común que Felber preconiza se basa en los valores de las relaciones humanas en su forma más saludable (la confianza, la cooperación, el aprecio, la co-determinación, la solidaridad y la voluntad de compartir), los valores que, juntos, nos hacen mejores y más felices. ….., transforma la lucha feroz y el egoísmo avaricioso a la cooperación y al altruismo generoso, la finalidad del beneficio financiero (el fin justifica los medios) a la contribución al bien común (el viaje es el destino).”[ii]

Al llarg de les 284 pàgines del llibre l’autor desgrana el seu pensament, sempre centrat en que la humanitat i cadascuna de les persones que la composen no han de viure condicionades per les “necessitats de l’economia”  sinó que és l’economia la que és un instrument al servei dels objectius vitals de la societat, i d’aquest l’últim i més important  és la felicitat.

Analitza els diferents elements que configuren l’estructura econòmica de la nostra societat i passa la realitat actual pel sedàs de l’economia del bé comú. La banca, l’empres, el benefici, la propietat, els barems salarials, la distribució de la riquesa, la competitivitat i la col·laboració, la motivació pels diners o per la col·laboració.

No renuncia a expressar-se amb tota claredat i amb un llenguatge apte per a inexperts. Arriba al fons i dóna la seva visió de cóm creu que caldria aprofundir en la democràcia. Dóna la seva opinió sobre els partits polítics, la barreja de les elits polítiques amb les econòmiques, el seu concepte de la sobirania popular, etc.

M’ha semblat una visió completament nova i fresca de l’economia, de l’organització social i de les relacions humanes. Amb alguns aspectes que no comparteixo o per discrepància simple o per trobar-les irreals. Però en molts aspectes aporta arguments, idees i propostes que, a més de fer-te pensar, et reconforten amb l’espècie humana. I quan llegeixes que ja hi ha empreses a molts països que comencen a apostar per l’economia del bé comú (una d’elles la que em va permetre escriure en aquest  Blog el comentari “Una Gran Experiència) penses que Felber ha estat capaç de fer passar a un grup inicial important de persones, empreses i professionals del pensament a l’acció.

Potser si que és possible.

 

 

6 de febrer de 2014

 

 

 



[i] La economía del bien común. Christian Felber. Deusto. Págs. 10-11

[ii] La economía del bien común. Christian Felber. Deusto. Págs. 10-11

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Laura | Respuesta 13.02.2014 21.10

Otro libro a la lista de pendientes. Si es que no me da la vida, voy a tener que dejar de trabajar.

Gloria | Respuesta 06.02.2014 20.28

Haciendote caso me voy a comprar el libro!

Eduard | Respuesta 06.02.2014 19.07

sí, sí i sí, ja n'hi ha prou de donar voltes a les mateixes idees cal renovar i aquest autor aporta aire fresc

Rosa Rodríguez Gascons, pedagoga | Respuesta 06.02.2014 19.01

Relats breus però intensos, que vas posant sobre la taula com si res... tocant altres dimensions a banda del tema central, com per exemple l'amistat.

Ver todos los comentarios

Comentarios

07.11 | 15:15

El Penedès a la tardor és una meravella.......ahí lo dejo.

...
07.11 | 13:24

Veig que saps vatjar, val la pena. Les teves descripcions engresquen.

...
07.11 | 09:11

Entran ganas de hacer planes ya para la última semana de octubre del 2020.
¿Quién ha visto sin temblar
un hayedo en un pinar?
(A. Machado)

...
06.11 | 21:35

Bona tardor, amic ¡¡¡

...